CANTIGA 191


COMO A ALCAYDESSA CAEU DE CIMA DA PENA DE ROENAS D'ALVARRAZIN, E CHAMOU SANTA MARIA E NON SE FERIU.



0 que de Santa Maria sa mercee ben gaanna,

de tod' ocajon o guarda, ja non será tan estranna.

Dest' avéo gran miragre, per com' a mi foi mostrado,

a húa moller que era dun castelo que chamado

é Roenas, que en termio d'Alvarrazin é poblado,

en cima dúa gran pena, ben en cabo da montanna.

0 que de Santa Maria ssa mercee ben gaanna...

0 alcaide do castelo era un pobr' escudeiro

que fora por ssa soldada, cuidand' end' algun dieiro

aver; mais polo castelo non ficar assi senlleiro,

ficou y a alcaydessa, e que fillar foi per manna

0 que de Santa Maria ssa mercee ben gaanna...

D' ir cada dia por agua mui longe a húa fonte

que nacia en un vale juso a pe desse monte,

yndo per un semedeiro. E mui ben que vos eu conte

como ll' avéo u ya, pera fillardes facáya

0 que de Santa Maria ssa mercee ben gaanna...

De servirdes ben a Virgen,que esta muito servia.

E quand' en cima da pena foi, de que decer queria

contra a fonte por agua, un tal vento a feria

que a espennou de cima, chamand' a Virgen sen sanna

0 que de Santa Maria ssa mercee ben gaanna...

Que lle valvess'. E tan toste foi ssa oracon oyda;

ca pero caeu mui d' alte, non foi morta nen ferida,

mas ergeu-ss' e deu loore a[a] Virgen mui conprida

de ben; e este miragre souberon per tod' Espanna.

0 que de Santa Maria ssa mercee ben gaanna...



Alfonso X "El Sabio " ( Rey de Castilla y León 1252- 1284 )

CANTIGA 191 TRADUCIDA


COMO LA ALCAIDESA CAYÓ DESDE LO ALTO DE UNA PEÑA EN RÓDENAS DE ALBARRACÍN, Y LLAMÓ A SANTA MARÍA Y NO SE HIRIÓ.

Quien de Santa María su merced haya ganado,

de todo peligro sea guardado, ya no será cosa tan extraña.

En relación a esto ocurrió un gran milagro, como a mí me fue mostrado,

a una mujer que había en un castillo, al que llaman

de Ródenas, que del término de Albarracín esta habitado,

en cima de una gran peña, en la cumbre de la montaña.

Quien de Santa María su merced bien gana,

El alcaide del castillo era un pobre escudero

que había ido a buscar su sueldo, pensando algún dinero

conseguir; mas por no dejar el castillo así solo

quedó en él la alcaidesa, como tenia costumbre

Quien de Santa María su merced bien gana,

Tenía que ir cada día a por agua muy lejos a una fuente

que nacía en un valle, justo al pie de ese monte,

yendo por un sendero. Esta muy bien que os cuente

qué le sucedió allí a donde iba, para que veáis.

Quien de Santa María su merced bien gana,

Que sirváis bien a la Virgen, que esta mucho la servía.

Y cuando encima de la peña estaba, de la cual descender quería

hacia la fuente por agua, tanto viento la azoto

que la despeñó desde la cumbre, y llamó a la Virgen sin saña

Quien de Santa María su merced bien gana,

Que la socorriese. Y tan rápido fue su oración oída;

que aunque cayó desde muy alto, no fue muerta ni herida,

sino que se levantó y dio alabanzas a la Virgen, llena

de felicidad; y este milagro lo conocieron en toda España.

Quien de Santa María su merced bien gana,



Traducida por :

Elvira Fidalgo

Xabier Cid